domingo, 21 de abril de 2013

"Los Sims"




Hace mucho tiempo escribí una entrada sobre este mismo tema: el videojuego más logrado, para mi gusto, como simulador de la vida cotidiana: "Los Sims".
Cuando juegas a "Los Sims" tu cometido es que tus muñequitos estén contentos, para que puedan progresar en el juego. Y eso depende de un equilibrio difícil de conseguir, que es el del que sus vidas familiares, sociales y laborales se encuentren en punto álgido, en casi todo momento.
Siempre que juego a "Los Sims" me pasa lo mismo: cuando tengo un gran trabajo, me ocupa tanto tiempo que mi vida social se ve perjudicada. Cuando mi vida social está a tope, la que se resiente es mi vida familiar porque no le dedico tiempo a mis sims parientes. Cuando la barrita de sociabilidad familiar y amistades está alta, en verde, suele ser porque no tengo trabajo en el juego, y me dedico a las fiestas y verbenas en mi jardín Sim.
Qué difícil es prosperar en ese juego. Como en la vida.
Siempre que hay cambios me acuerdo de las barritas de progresión de los Sims.

domingo, 7 de abril de 2013

"Los sueños lúcidos"



No, no se trata de una entrada esotérica, sino de que últimamente sueño mucho y de que, lo más curioso, es que recuerdo lo que sueño. Hacía mucho tiempo no me pasaba eso, y he recordado una experiencia que me sucedió una vez, y que me llamó la atención , por lo que busqué información sobre ella.
Y me sucedió una vez que, en el mismo sueño, me di cuenta de que estaba soñando. Lo más normal es darte cuenta de que has soñado cuando despiertas, no en medio de la acción del propio sueño. Recuerdo que me llamó mucho la atención, y encontré información acerca de los llamados "sueños lúcidos" que no son más que eso, según la Wikipedia,
 "Un sueño lúcido es un sueño que se caracteriza porque el soñador es consciente de estar soñando".
La experiencia es una pasada, recuerdo la mía, en la que al darme cuenta perfectamente de que estaba soñando aproveché para "volar". Total, sabía que no me pasaría nada.
Todo esto no tiene nada de paranormal, simplemente es una experiencia chula que, según dicen, se puede inducir de alguna manera, practicando (supongo que con meditaciones o así).
Algo de lo que sí me doy cuenta  cuando estoy soñando es de que "los relojes no funcionan", recuerdo soñar con buscar la hora y que el reloj sea absurdo, una mezcla de digital con analógico o, simplemente que no se encuentre en mi muñeca. A lo mejor practicando, la próxima vez que me dé cuenta de que algo le pasa al reloj, entiendo que estoy viviendo un sueño lúcido y decido volar de nuevo. Sólo espero no confundirme si se me estropea el que llevo, no pensar que estoy soñando y no tirarme por equivocación por alguna ventana. Je .

miércoles, 3 de abril de 2013

El trabajo de buscar trabajo


Aunque de momento no hay prisa, ya nos hemos puesto a la ardua tarea de buscar trabajo.
Y, es cierto, el panorama está difícil. Me he inscrito en los principales portales de búsqueda de empleo, aquéllos en los que hace siete años llovían las ofertas, y se encuentran más secos que la mojama.
El trabajo más ofertado es el de teleoperadora de ventas y, de momento, voy a optar por no postular a él. (De momento, y es porque me parece demasiado complicado).
Otra cosa que me llama la atención es el tema de las ETTs. Antes te barrías las ETTs dejando currículums, cubriendo solicitudes, ibas por la calle y cada dos manzanas había una empresa de trabajo temporal. Ahora mismo quedan pocas, y su panorama es más bien desolador: una o dos personas allí dentro solísimas, te indican que introduzcas tus datos a través de sus páginas web. Veo que a las ETTs también han llegado la informática y la innovación tecnológica a recortar empleados.
Y esto hace que hala, desde casa, desde internet, haya que cubrir las solicitudes de cada ETT repitiendo en cada una lo mismo. Cuando una es experta en "minijobs" que se dice ahora, tiene un montón de experiencias que añadir al currículum, lo que hace la tarea si cabe un poco más ingrata y tediosa.
Y después está el patear las calles. Barrer de currículums es mi plan de ataque. Y, cuando pase un mes, volver a barrer de currículums zona por zona toda la ciudad.
La verdad es que estoy invirtiendo en el trabajo de buscar trabajo más de las cuatro horas diarias que últimamente trabajaba, pero supongo, espero, no quiero perder el ánimo, que todo esto valdrá la pena y, más tarde que temprano probablemente, todo esto dará algún fruto.
Que hay que buscarse las castañas y no pararse, eso sí, cansa bastante, lo que es el trabajo de buscar trabajo.
Doy fe.

domingo, 31 de marzo de 2013

Y cayeron treintaidós



Todos los años por mi cumple acudo a las colillas para publicar el post correspondiente, desde que cumplí los veintiséis. Y este año ha sido el de los treintaidós, y como tengo un poco de sueño seré escueta: es domingo, mañana es lunes día uno de abril, y una, que es muy de "barrera psicológica" está encantada de que comiencen semana y mes a la par. Tras las vacaciones de Semana Santa empieza el mambo, las anécdotas que seguro ilustrarán las colillas en días venideros. Y tengo muchas ganas de encararlas. A las anécdotas, y a las oportunidades.
Tras una celebración rollo adolescente "aloloco", toca centrarse de nuevo, amueblar la cabeza y a ver qué va surgiendo.
Y cayeron treintaidós, y a ver qué nos deparan.